Facebook Twitter Google +1     Admin

Arboles muertos y mucha tinta

Literatura basura, comics extraños, fotonovelas deformes... La cultura popular que pocos miran, regurgitada aquí

El desquite de Sandokan

20131015181731-desquite-sandokan.jpg

Título original: Sandokan alla riscossa (1907)

Autor: Emilio Salgari

Colección: Lo mejor de Emilio Salgari nº 7

Edita: Nauta, 1972

 

Tardé 30 años en leer este libro, continuación de La conquista de un imperio, con lo que les puedo asegurar, lo disfruté como un loco. Así que tengan esto en mente a la hora de leer esta reseña: ya estoy a favor de la novela, no importa lo mala que pueda ser.

Al final de la novela anterior, nos encontrábamos con Sandokan prometiendo volver al sultanato de Kini Ballu, lugar donde su familia había reinado hasta que un golpe palaciego había derrocado y exterminado a todos, excepto al futuro Tigre de la Malasia. Esta novela comienza con el arribo de la expedición del Tigre y sus amigos, listos para marchar entre la jungla y arrojar a los usurpadores. Peor hay un factor que cambia el juego: Teotokris, el griego que había sido la principal oposición para que Yañez y Surama consiguieran el trono de Assam, escapa de la captura en que se hallaba a manos de los Tigres y consigue revelarle el peligro al sultán. Por eso, la sorpresa falla y nuestros héroes deberán enfrentar una complicadísima marcha por la selva, asediados por los dayakos leales al sultán antes de poder conquistar Kini Ballu.

Si bien la novela es básicamente una larga marcha por la selva, esa novela recuperau n poco algo que se venía perdiendo en las novelas antihéroes, a saber el protagonismo de Sandokan, reducido a figurón que aparece en el último momento, mientras que la parte del león de la historia la llevaba Yañez. Aquí Sandokan es uno más del grupo que arriesga en todo momento su vida para triunfar finalmente. Y eso es bueno porque conseguimos una variedad de personalidades (también pesan mucho Termal Naik y Kammamuri en la historia) que emparejan al flemático portugués. Y Salgari se entusiasma con la camaradería entre ellos, todos piratas veteranos (incluso reflejando con nostalgia el paso de la edad para todos ellos), convirtiendo la novela en una historia casi colectiva.

Otra cosa deliciosa es descubrir mas detalles del pasado de Sandokan, ya que aquí explica mas profusamente cómo llegó un príncipe indio a ser un pirata. El pasado difuso, apenas nombrado en novelas anteriores, se convierte en datos tangibles. Y ayuda a darle personalidad al Tigre.

Y personalmente Teotokris es el villano más redondo de toda la saga, más incluso que Sudoyhana. Porque el griego es astuto, con redaños y se le nota la cintura política. Es una lástima que esta sea su última novela, donde se lo sacan de encima demasiado rapidamente. De hecho si esta novela tiene una crítica es justamente la velocidad para resolverla. Tras una construcción larguísima, el conflicto final se resuelve en unas pocas páginas, como si Salgari se hubiera quedado sin páginas para contarlo, lo que convierte el final en anticlimático.

Más allá de eso diría que esta es una del as novelas más interesantes y donde Salgari está poniendo entusiasmo. Valió la pena esperar tres décadas para leerla.

15/10/2013 14:17 roberto #. Especial Salgari

Comentarios » Ir a formulario



No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.







Temas

Archivos

Enlaces

 

 
El desquite de Sandokan | Arboles muertos y mucha tinta

Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris